Misa de los Jóvenes. Domingo 11 febrero 2018. Domingo 6º del Tiempo Ordinario.

Domingo 6º del Tiempo Ordinario.

Evangelio

Evangelio según san Marcos (1,40-45), del domingo, 11 de febrero de 2018

Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45):

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

Palabra del Señor

Catequésis Parroquial: Celebración de la Santa Misa.

 El evangelio, muy ilustrativo acerca de la labor de Jesús, es el de la curación de un leproso y para hacérselo entender a los niños, D. Agustín va, poco a poco,  haciéndoles preguntas, si saben lo que es una clasificación, cuantas clasificaciones de seres existen, reino animal, vegetal y mineral y si se clasifican también a las personas y efectivamente se puede hacerlo por razas, nacionalidades, religiones, caracteres etc y si clasifican a los compañeros de clase y también, gordos, vagos, rubios, altos, empollones etc. Entrando mas en materia les hace entender lo que es la marginación y si ellos marginan a otros, para terminar ya hablando del leproso del evangelio, ser despreciable, totalmente marginado, por el que Jesús siente compasión, no solo no lo desprecia, si no que se acerca a él y le cura, por que siempre se acerca al mas débil, ya que para él todos somos hermanos y le cura con AMOR. Pidamos pues a Jesús que cure nuestras lepras y que nosotros perdonemos a todos y no marginemos a nadie aunque no nos guste, que respondamos como lo hace Jesus, con AMOR.