Misa del Catecismo. Domingo 3º Cuaresma 4 marzo 2018.

La purificación del Templo – Juan 2, 13-25

En aquel tiempo se acercaba la Pascua de los Judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote con cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendías palomas les dijo: – Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: “El celo de tu casa me devora” Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: – ¿Qué signos nos muestras para obrar así? Jesús contestó: – Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Los judíos replicaron: – Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días? Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por la fiestas de la Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Explicación

Jesús se enfadó mucho con los que habían convertido el Templo de Jerusalén en una gran superficie de comerciantes, cambistas de monedas y aprovechados, y les dijo, arrojando por los suelos sus mostradores: Quitad todo esto de aquí, porque este es un lugar es de oración sencilla y confiada con Dios.

_MG_7664_MG_7666_MG_7667_MG_7672_MG_7665_MG_7673_MG_7674_MG_7675_MG_7676_MG_7677_MG_7678_MG_7679_MG_7681_MG_7682_MG_7683_MG_7684_MG_7685_MG_7688_MG_7689_MG_7690_MG_7692_MG_7696_MG_7697_MG_7698_MG_7699

 

Catequesis de la Celebración Eucarística del III Domingo de Cuaresma.

Empieza hoy D. Agustín la homilía preguntando a jóvenes de confirmación, manera de entrar en escena por supuesto, lo que entienden cuando se dice que un móvil está “petado” y responden que cuando está lleno y por tanto hay que borrar cosas y limpiarlo, lo mismo pasa en las casas, que a veces no vemos la suciedad y hay que hacer lo que se llama popularmente la prueba del algodón y luego usar escobas y detergente y eliminar la suciedad y así mismo en nuestras vidas, que como vamos con gafas oscuras no vemos lo que hacemos mal, en el colegio, con los padres en casa etc. y como no, en la Iglesia, que Jesús nos dice que debemos de saber estar, entrar con respeto en el templo. santiguarse, mantenerse en silencio y arrodillarse (salvo impedimentos) en la consagración, en una palabra, compostura y no hacer comercio como a veces hacemos con las comuniones. Como el mensaje de Jesús se basa en el amor, pensemos  también en los demás, los cercanos y los necesitados. Estamos en Cuaresma, hagamos pues una buena confesión, cosa que sobre todo los mayores olvidamos con frecuencia, limpiemos nuestro interior y convirtámonos.