Domingo Pentecostés Misa de los Jóvenes. 20 mayo de 2018.

 

 

Una fiesta preciosa la de hoy, Pentecostés, la Venida del Espíritu Santo. D. Agustín, con vestiduras rojas les explica a los niños que el color rojo simboliza el fuego que quema pero que también ilumina, que es en ultima instancia lo que hace el Espíritu Santo, iluminarnos, darnos vida, alegría.

Para representarlo de manera mas grafica, sacó a una niña al Presbiterio y les dijo que nos componemos de cuerpo y de espíritu y si a la niña en cuestión se le quitase el espíritu quedaría solamente un montón de materia, huesos y músculos, pero sin alma y aunque al Espíritu no le vemos, tampoco vemos al viento cuando sopla y sin embargo lo sentimos.

Recurre, finalmente, D. Agustín a otro símil muy adecuado para hacer comprender a los niños la labor del Espíritu y para ello recurre a la directora del coro, la cual con una guitarra, sentada en el Presbiterio, rasga primero la guitarra sin afinar y, claro, suena mal, desafinado, posteriormente lo hace con los acordes y posturas debidas y, como no, suena perfectamente. Pues el Espíritu de Dios nos ilumina, guía nuestros actos y pensamientos, siempre que le dejemos actuar en nosotros, nos cuida y nos hace familia.

Pidamos al Señor que nos le envíe y nos empape de todos sus dones. Amen.

 

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
–«Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
–«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. »
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
–«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos. »