Misa de Jóvenes. Domingo de la Santísima Trinidad. 27 mayo 2018.

el

Misa de Jóvenes. Domingo de la Santísima Trinidad. 27 mayo 2018.

Evangelio: Mt 28,16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

Palabra del Señor

…” Y  el PADRE ES DIOS, EL HIJO ES DIOS  y    EL ESPÍRITU SANTO ES DIOS ” ……….Tres Personas distintas y  UN SÓLO DIOS VERDADERO.

IMG_8707_MG_8710_MG_8712_MG_8714_MG_8715_MG_8716_MG_8717_MG_8718_MG_8719_MG_8720_MG_8721_MG_8722_MG_8724_MG_8726IMG_8706

CATEQUESIS DOMINICAL de nuestro Párroco Don Agustín, para este día de la Santísima Trinidad.

Fiesta de la Santísima Trinidad y si para nosotros adultos es difícil de entender que no lo será para un niño.

Pues bien, D. Agustín, nuestro querido párroco, aprovechando la victoria de ayer del Madrid, todavía noticia caliente, reconociendo lo que el dogma de las tres personas y un solo Dios verdadero tiene de misterio y que para nosotros mortales, es complicado comprender todos los asuntos de Dios, usó lo que él llamó Teología Aplicada, preguntándoles a los niños por quien ficha y gobierna en un club, quien anima y motiva a la plantilla del mismo y por ultimo, quien dicta las tácticas de juego.

En el caso del Madrid gobierna Florentino, anima Ramos y organiza la estrategia Zidane y trasladándolo a la Trinidad, Dios, el Padre, gobierna el mundo, Jesucristo, el Hijo, nos anima y nos indica lo que el Padre espera de nosotros, y el Espíritu Santo nos da la sabiduría y nos enseña la estrategia a seguir.

Pero, como la Trinidad permanece unida y trabaja unida, así nosotros debemos también estarlo, debemos de evitar enfrentamientos, por que si estamos enfrentados entre nosotros no podemos invitar a Dios a nuestro corazón, trabajemos unidos, en equipo, como lo hace un club ganador, en pos de conseguir ganar la liga de la evangelización.

La apoteosis final tuvo lugar cuando D. Agustín no tuvo empacho en colgarse la bufanda del Madrid, lo cual motivó una gran exclamación en el templo parroquial.

Que la Santísima Trinidad, en su fiesta, nos guíe e ilumine a todos para conseguir ganar el campeonato del amor.

UpapSalinas.