Misa del Catecismo 25 noviembre 2018. Jesucristo Rey del Universo.

La Festividad de hoy de Jesucristo Rey del Universo, no coloca en el final del Año Litúrgico.

Evangelio

Evangelio según san Juan (18,33b-37), del domingo, 25 de noviembre de 2018

Lectura del santo evangelio según san Juan (18,33b-37):

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
Pilato replicó: «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo: «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó: «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

Palabra del Señor

 

Catequesis Dominical.

D. Agustín ya proclama la llegada del Adviento y después la Navidad, pero todavía, hoy, tenemos una fiesta preciosa y no muy antigua, toda vez que fue instituida a principios de pasado siglo, aunque no por relativamente nueva, menos entrañable, que lo es-

Inicia la homilía preguntando a los niños que significa para ellos un Rey, que atributos tiene y como era de esperar, las respuestas son variopintas, tiene corona, tiene trajes, palacio, trono, ejercito y, sin embargo, que lejos están estos atributos de los de nuestro Rey que ya lo advirtió ÉL mismo ante Pilatos, “mi reino no es de este mundo”, Cristo Rey, que vino a servir, a curar, a hacer el bien, que fue pobre y que murió desnudo y solo, no sin antes entregarnos su doctrina y sus enseñanzas, las cuales se resumen en el amor.

Hoy Jesús quiere entrar en nuestros corazones y lo hace por medio de la oración, de la catequesis y de la misa. Al comulgar, Cristo entra en nuestros corazones  y quiere reinar en nosotros y esto ha de notarse, no debemos de limitarnos a una practica religiosa mas, si no que debemos de vivir imitándole, como el nos ha enseñado en su evangelio.