Lecturas del Bautismo del Señor – Domingo, 13 de enero de 2019.

Lecturas del Bautismo del Señor –

Primera lectura

Lectura del libro del profeta Isaías (42,1-4.6-7):

Mirad a mi Siervo,
a quien sostengo;
mi elegido, en quien me complazco.
He puesto mi espíritu sobre él,
manifestará la justicia a las naciones.
No gritará, no clamará,
no voceará por las calles.
La caña cascada no la quebrará,
la mecha vacilante no la apagará.
Manifestará la justicia con verdad.
No vacilará ni se quebrará,
hasta implantar la justicia en el país.
En su ley esperan las islas.
«Yo, el Señor,
te he llamado en mi justicia,
te cogí de la mano, te formé
e hice de ti alianza de un pueblo
y luz de las naciones,
para que abras los ojos de los ciegos,
saques a los cautivos de la cárcel,
de la prisión a los que habitan en tinieblas».
Palabra de Dios

Salmo

Sal 28

R/. El Señor bendice a su pueblo con la paz

V/. Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado. R/.

V/. La voz del Señor sobre las aguas,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica. R/.

V/. El Dios de la gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»
El Señor se sienta sobre las aguas del diluvio,
el Señor se sienta como rey eterno. R/.

Segunda lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (10,34-38):

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:
«Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos.
Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

Palabra de Dios

Evangelio

Evangelio según san Lucas (3,15-16.21-22), del domingo, 13 de enero de 2019

Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,15-16.21-22):

EN aquel tiempo, el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos:
«Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego».
Y sucedió que, cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado; y, mientras oraba, se abrieron los cielos, bajó el Espíritu Santo sobre él con apariencia corporal semejante a una paloma y vino una voz del cielo:
«Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco».

Palabra del Señor

Diálogo con Jesús
Jesús, Rey de todo lo que existe, te doy gracias por darme la oportunidad de seguir vivo y de que tu amor reine con soberanía sobre mí. Gracias por estar en mi vida y hacerme consciente de que pase lo que pase saldré adelante, porque Tú me acompañas y sé que no me dejas ni lo harás. Hoy quiero pedirte de manera muy especial que me ayudes a decidir y a actuar bien. No quiero decir como San Pablo: “No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero” (Romanos 7,19) Quiero actuar de manera inteligente y espiritual. Quiero ser disciplinado y tener fuerza de voluntad para hacer lo que he decidido y debo hacer. Te suplico que a lo largo de este día me permitas estar en paz con aquellos a los que amo y que pueda ser bendición para cada uno de ellos. Amén
Evangelio del día: El Bautismo es un baño de iluminación y de amor
Evangelio del día 🎧 AUDIO. Lucas 3,15-16.21-22 – Bautismo del Señor: El bautismo es el punto de partida de un camino de conversión

Evangelio de hoy: Lucas 3,15-16.21-22

Evangelio del día (El Bautismo del Señor): En aquel tiempo, Como el pueblo estaba a la expectativa y todos se preguntaban si Juan no sería el Mesías, él tomó la palabra y les dijo: “Yo los bautizo con agua, pero viene uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Todo el pueblo se hacía bautizar, y también fue bautizado Jesús. Y mientras estaba orando, se abrió el cielo y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección“. Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

El bautismo es la puerta de la fe y de la vida cristiana y la misión de la Iglesia, siguiendo el mandato del Resucitado es evangelizar y perdonar los pecados a través del sacramento bautismal.

[…] El bautismo está; ligado a nuestra fe en el perdón de los pecados. El sacramento de la penitencia o confesión es, de hecho, como un segundo bautismo, que nos lleva siempre al primero para consolidarlo y renovarlo.

El bautismo es el punto de partida de un camino de conversión que dura toda la vida… Cuando vamos a confesar nuestras debilidades, nuestros pecados, vamos a pedir perdón a Jesús… pero también vamos a renovar el bautismo con ese perdón. La confesión no es una sala de tortura, es una fiesta para celebrar el día del bautismo.

[…] La palabra “bautismo” significa literalmente “inmersión”. “Este sacramento constituye una verdadera inmersión espiritual en la muerte de Cristo, de la que resurgimos con Él como nuevas criaturas. Es un baño de regeneración e iluminación.

Regeneración porque actúa ese nacimiento del agua y del Espíritu sin el cual nadie puede entrar en el reino de los cielos.

Iluminación, porque a través del bautismo, la persona se llena de la gracia de Cristo, luz verdadera que ilumina a todo hombre y disipa las tinieblas del pecado .

En virtud de este don… el bautizado está; llamado a convertirse él mismo en luz para los demá;s, especialmente para los que viven entre tinieblas y no ven ningún destello luminoso en el horizonte de sus vidas.

En el sacramento del bautismo se perdonan todos los pecados, el pecado original y todos los pecados personales, así como toda forma de castigo por el pecado.

Con el bautismo se abre la puerta a una nueva forma de vida que no está; oprimido por el peso de un pasado negativo y en la que resuena ya la belleza y la bondad del reino de los cielos… Es una poderosa intervención de la misericordia de Dios en nuestras vidas, para salvarnos…

Yo no puedo bautizarme dos veces, tres o cuatro, pero sí puedo ir a confesarme y cuando lo hago renuevo la gracia del bautismo.

El Señor Jesús, que es tan bueno y nunca se cansa de perdonar me perdona. ¡Acordaos! El bautismo abre la puerta de la Iglesia… pero cuando la puerta se entrecierra un poco por nuestras debilidades y nuestros pecados, la confesión vuelve a abrirla porque es como un segundo bautismo que nos perdona todo y nos ilumina a ir adelante con la luz del Señor.

Vayamos así, alegres. Porque la vida hay que vivirla con la alegría de Jesucristo y esta es una gracia del Señor. (Catequesis, Audiencia General, 13 de noviembre de 2013)

Oración de Sanación

Señor, estoy convencido que te has manifestado desde el Trono Divino. Tú estás por encima de todo y has venido a iluminar las conciencias dormidas.

Tú eres el Hijo del Dios vivo, el Verbo encarnado que me has hablado del Reino del Padre porque Tú procedes de Él y de Ti proviene toda bendición.

En Ti espero la vida eterna, esa que me regalaste en mi bautismo y que con mis faltas la he oscurecido yéndome por caminos que me separaban de Ti.

Perdón por mis malas decisiones. Sáname de toda tristeza que causa desolación a mi vida. Sé que Tú todo lo puedes y todo lo transformas.

Viniste al mundo a esparcir tu misericordia, a abrir caminos de bendición y sacar la alegría escondida en mi vida a través de tu misterio de amor.

Creo en Ti, en tu poder y en que todo lo haces nuevo. Creo que, junto al Espíritu Santo, derramas gracias a quien acepta tu testimonio de bondad.

Confío en que, en este momento, dejas caer grandes bendiciones sobre mí y mi familia, haciéndome saber que como Padre eres lo único que necesito.

Bendito seas mi Señor, gracias por hacerme nacer de nuevo en el espíritu y darme la oportunidad de ser parte del Reino de nuestro Padre. Amén

Propósito para hoy

Rezaré un Padrenuestro pidiendo por esos vecinos que andan inmersos en la murmuración. También cuidaré mi lengua para que yo no sea uno de ellos.

Frase de reflexión

“¿Estamos dispuestos a ser cristianos coherentes, las 24 horas del día, dando testimonio de palabra y con el propio ejemplo?”. Papa Francisco

bautismo del senor solemnidad fiesta juan bautiza a jesus

Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo