Misa del Catecismo Parroquial de Salinas. Primer domingo de Cuaresma 10 marzo 2019.

Parroquia Nuestra Señora del Carmen de Salinas: Catequesis y Misa Dominical. 1º Domingo de Cuaresma.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (4,1-13):

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo: “Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.”
Jesús le contestó: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre”.
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: “Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mi, todo será tuyo.”
Jesús le contestó: “Está escrito: Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”.
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti”, y también: “Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”.
Jesús le contestó: Está mandado: “No tentarás al Señor, tu Dios”.
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

Palabra del Señor

IMG_8832

Primer domingo de Cuaresma, cuarenta días para la Pascua.

En el evangelio de hoy Jesús es tentado en el desierto y D. Agustín, en su homilía y para ir introduciendo a los niños en el tema, les pregunta si saben que es un desierto y que hay en él y, como por otra parte es habitual en estas situaciones, las respuestas son de lo más gracioso y variopinto, con lo que abuelos y padres no pueden, en ocasiones, reprimir las risas.

Después, para explicar que es la tentación, introduce dos figuras en escena, un espíritu puro y un demonio y pregunta a los niños si tienen tentaciones, con lo que al principio se quedan un poco desconcertados, pero cuando les habla y se apoya en los carteles que van saliendo a escena, que pueden tener tentaciones de robar una cartera, de copiar en un examen, de no ayudar en casa, de no estudiar, de no obedecer a los padres, de querer tenerlo todo sin esfuerzo, de saltarse la catequesis, de no ir a misa etc, acaban entendiendo.

Les recuerda que Jesús vence las tentaciones y nos enseña como hacerlo, confiando plenamente en Dios, confiar en Él  y amarle y también a los demás.

Aprovechemos la Cuaresma para reflexionar, mirar en nuestro corazón y quitar todo lo que nos estorba, ambiciones, egoísmos, pereza, gula, envidia, lujuria y fortalezcamos nuestro espíritu con la oración, la austeridad, la lectura de la palabra y el ejemplo de Jesús que en todo momento nos muestra el camino para llegar al Padre.