Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor domingo, 21 de abril de 2019 VIGILIA PASCUAL.

57200759_1475214302613994_8908345183649660928_n.jpg

Liturgia Diaria Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

VIGILIA PASCUAL

LIBRES Y RESUCITADOS CON CRISTO

Liberados y Viviendo en la Alianza de Amor

Introducción General por el Celebrante o el Comentador
Nota: Ya que hay una introducción por el Celebrante Presidente para cada parte de la celebración de esta noche, un ministro apropiado pudiera dar la siguiente introducción general al principio del servicio.
La realidad del misterio total de Pascua es tan asombrosa y real para nosotros que la tenemos que re-vivir no solo como un acontecimiento del pasado, sino como algo presente y real que nos afecta  a nosotros hoy.
Esta noche, pues, celebramos el acontecimiento capital y central para la cristiandad: La liberación del pueblo de Dios de la esclavitud del pecado, de forma que los hombres pueden entrar en la nueva y eterna Alianza por la que Dios, por su propia iniciativa,  vincula a su pueblo consigo mismo en una profunda unión de vida y amor.
En favor del pueblo, en el Antiguo Testamento, Dios vio las dificultades que los judíos sufrían en su situación de esclavitud en Egipto,  los liberó y selló con ellos la Alianza por medio de Moisés, en el Monte Sinaí.
En favor nuestro, como cristianos, Dios vio nuestra esclavitud al pecado y nuestra incapacidad para deshacernos de él. Así envió a Jesús, su propio Hijo, para hacernos libres por su muerte en la cruz en el Monte Gólgota y por su resurrección. Ahora somos un pueblo libre, capaz de proveer amor, servicio y justicia. Celebramos esta libertad y esta Nueva Alianza esta misma noche.
Hermanos y hermanas, esto es lo que intentamos re-vivir en esta celebración Pascual. Ésta es nuestra celebración mayor, pues es la celebración de vida y alegría.

PRIMERA PARTE: SERVICIO DE LA LUZ

Introducción por el Celebrante
Querido Pueblo de Dios: Al principio de la celebración de la Pascua judía el más joven de la familia o del grupo preguntaba: “¿Por qué es esta noche tan diferente de otras noches?”, y el cabeza de familia respondía: “Esta noche tenemos una celebración muy especial, porque una vez, hace muchísimos años, éramos esclavos bajo el Faraón de Egipto, pero Dios, el Señor, nos hizo libres y condujo a su pueblo fuera de Egipto con alegría”.  —   Cuando nosotros, los cristianos, nos preguntamos esta noche: “¿Por qué celebramos en la oscuridad de la noche?”, respondemos: “Comenzamos nuestra celebración en la oscuridad, porque una vez éramos esclavos de la oscuridad del pecado, pero el Señor, Jesús, nos ha hecho libres muriendo por nosotros en la cruz. Pero en la noche de Pascua Jesús resucitó de entre los muertos y nos trajo nueva vida, la vida del Resucitado. Allí nos hizo nuevo pueblo escogido de Dios y vino a ser nuestra luz para conducirnos a la tierra prometida”.  Por eso encendemos el fuego y el Cirio Pascual  mientras cantamos nuestra alabanza y acción de gracias a Dios.
Después se bendice el fuego, se enciende el Cirio Pascual, se hace la procesión a la Iglesia y se canta el Pregón Pascual.

SEGUNDA PARTE:  LITURGIA DE LA PALABRA

Introducción por el Celebrante
Escuchamos ahora la Palabra de Dios con oídos y corazón abiertos  y con gran alegría. Esta noche la Palabra de Dios habla de la liberación del pueblo de Dios, antiguo y nuevo,  y por lo tanto, de cómo también nosotros hemos sido liberados por la muerte y resurrección de Jesús.

Nota: Las siete lecturas del Antiguo Testamento pueden reducirse a tres. Pero en tal caso, Éxodo 14,  sobre el paso de Israel hacia la Tierra prometida, debería estar siempre entre las seleccionadas. —  Nosotros, en estos subsidios litúrgicos, hemos seleccionado cuatro de ellas, para dar  más opciones.

Primera Lectura (Gn 1,1-31; 2,1-2): El Hermoso Poema de la Creación
En este primer acto de salvación, Dios creó el orden desde el caos, y la luz desde las tinieblas. Creó al hombre y a la mujer  a su imagen y semejanza, y les confió

Segunda Lectura (Ex 14,15-15,1): Pasando a través del Agua hacia la Libertad
Esta es la historia de la noche de la liberación de Israel. Dios condujo a su pueblo de la esclavitud a la libertad a través de las aguas salvadoras del Mar Rojo, e hizo una Alianza con él.  —   Nosotros entraremos a gozar de la libertad de Cristo por medio de las aguas del bautismo.

Tercera Lectura (Is 55,1-11): Invitación al Paraíso Recuperado
Si buscamos al Señor, él nos regenerará  con su libre don de gracia y sellará con nosotros una nueva Alianza. Así, entonces, podremos ser sus testigos para todas las naciones y podremos llevarlas a Dios.

Cuarta  Lectura (Ez 36:16-28): Un Nuevo Pueblo con un Nuevo Corazón
Cuando durante el exilio los judíos se arrepienten de su infidelidad, Dios promete purificar a su pueblo de sus pecados. Llegarán a ser un nuevo pueblo, con un nuevo corazón, viviendo en una nueva Alianza de amor. Nosotros somos ese pueblo de la Nueva Alianza purificado en el bautismo.

Introducción antes del Gloria y de la Oración Colecta
Los cirios del altar se encienden ahora, ya que ahora proclamaremos Palabra de Dios tomada del Nuevo Testamento, en el que Cristo es nuestra luz.

Oración Colecta
Oremos para que con todo entusiasmo
sepamos seguir a Cristo, nuestra luz y vida.
(Pausa)
Señor Dios nuestro:
Tú has iluminado esta noche con la luz gloriosa de Cristo.
Haz que nazcamos con él a una nueva vida,
una vida de amor fiel en la nueva Alianza;
y renuévanos en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu
para que seamos tus hijos e hijas fieles
y te rindamos incondicional servicio,
junto con tu Hijo resucitado,
Jesucristo, nuestro Señor.

Primera Lectura del Nuevo Testamento (Rom 6,3-11): Resucitados con Cristo.
Nosotros llegamos a participar de la muerte y resurrección de Cristo por medio del bautismo; allí adoptamos la lucha contra el pecado y comenzamos a vivir la vida de Cristo.

Evangelio del año C (Lc 24,1-12): ¡El Señor Está Vivo y Resucitado!
Las mujeres discípulas de Jesús encuentran la tumba vacía y no saben qué pensar. El ángel les anuncia que el Señor está vivo y resucitado. A los apóstoles les resulta difícil creer. —  Sin embargo, con ellos, nosotros tenemos que ser testigos del Señor Resucitado.

TERCERA PARTE: LA LITURGIA DEL BAUTISMO

Nota: Si no hay bautismos ni se bendice la pila bautismal, las letanías de los santos se omiten, y se hace inmediatamente la bendición del agua, seguida de la renovación de las promesas del bautismo.

Renovación de las Promesas Bautismales

Introducción por el Celebrante
Hermanos y hermanas en Cristo:
En esta hermosa noche recordamos la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Muriendo destruyó la muerte para nosotros, resucitando a una nueva vida ha afirmado nuestra propia vida. En el bautismo hemos muerto con él al pecado, pero no hemos ganado todavía todas nuestras batallas contra el mal, y la vida de Dios en nosotros no ha llegado todavía a florecer plenamente. Por eso la Iglesia nos invita ahora a rechazar de nuevo todo lo que va contra la Alianza de amor y, como lo hicimos en el bautismo, a prometer vivir conforme a su ley de servicio, bondad y amor. Renovemos, pues, nuestras promesas bautismales.

Oración de los Fieles
Oremos a Dios nuestro Padre, que ha resucitado a Jesús de entre los muertos, y digámosle: R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

–    Por todos nuestros hermanos que han sido bautizados esta noche, y por todos los cristianos veteranos, para que permanezcamos fieles a nuestras promesas bautismales en todas las circunstancias de nuestra vida, roguemos al Señor:
R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

–    Por todos los que sufren y por los agonizantes, para que su esperanza y fortaleza sea Jesús mismo, quien, a través y más allá de la muerte, ha construido para nosotros un camino de nueva vida, roguemos al Señor:
R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

–    Por todos los desalentados y desilusionados en la vida,  a causa de sus experiencias dolorosas, para que no permanezcan obsesionados por el pasado desagradable, sino que esperen con ilusión el futuro con sus nuevas perspectivas y oportunidades, roguemos al Señor:
R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

–    Por todos los que se han comprometido a servir atendiendo a las necesidades de los otros, para que mantengan su fe en un mundo mejor en el que paz y justicia no sean palabras vacías, sino realidades palpables, roguemos al Señor: R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

–    Por todos nosotros reunidos aquí en la alegría de la Pascua, para que seamos hombres y mujeres felices y risueños, porque sabemos que Dios nos ama, y también para que irradiemos este amor los unos a los otros, roguemos al Señor:  R/ Señor, danos nueva vida, por tu Hijo Resucitado.

Oh Dios y Padre nuestro: Tú nos llamas hijos e hijas tuyos y es lo que realmente somos. Haz que cooperemos contigo con gratitud en las obras de tu amor creativo y servicial, y que esperemos con anhelo y con esperanza la felicidad sin fin a nosotros prometida en Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Señor, Dios de vida:
Tú nos reúnes alrededor de esta mesa santa
para celebrar la comida Pascual
de nuestro Señor Jesucristo.
Acepta, con este pan y este vino,
las plegarias y ofrendas de tu pueblo.
Robustece y haz firme nuestra fe,
para que tu Hijo continúe
viviendo en nosotros y llevándonos a ti,
nuestro Dios de vida y amor,
por los siglos de los siglos.

Introducción a la Plegaria Eucarística
Que nuestra alegría se desborde hoy al dar gracias al Padre por habernos salvado por la muerte y resurrección de Jesús, su Hijo.

Invitación al Padre Nuestro
Ya que somos hijos e hijas del Padre por el bautismo.
que la alegría del Espíritu clame desde dentro de nosotros
con las mismas palabras de Jesús.  R/ Padre Nuestro…

Invitación a la Comunión
Éste es Jesús, nuestro Señor resucitado,
que dijo a sus apóstoles,
y nos dice de nuevo a nosotros esta noche:
“Yo soy el pan de vida.
Quienes comen mi carne y beben mi sangre
tienen vida eterna y yo viviré en ellos”.
Con esta clara fe, acerquémonos a la mesa del Señor.
R/ Señor, no soy digno…

Oración después de la Comunión
Señor Dios, Padre nuestro:
Con inmensa alegría hemos participado
en la Cena Pascual de tu Hijo.
Por su cuerpo y sangre nos has asegurado
que estamos destinados a la vida eterna,
y que esta vida está ya desarrollándose en nosotros.
Sigue llenándonos con el Espíritu de tu amor,
para que vivamos en la alegría de tu pueblo santo,
siendo todos uno de mente y corazón por el amor,
y viviendo los unos para los otros, y todos para ti,
nuestro Dios y Padre, por los siglos de los siglos.

Bendición

Hermanos: ¡Qué experiencia única de alegría si hemos revivido realmente esta noche santa lo que hemos llegado a ser por medio de la resurrección de Jesucristo!
Queremos mantenernos viviendo en la esperanza y felicidad
de un pueblo que ha resucitado por encima del mal y del pecado, y se esfuerza por vivir para favorecer todo lo bueno, justo y bello.
Que la bendición de Dios todopoderoso y amoroso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y les acompañe siempre

Conversando con el amor

Mi Dios, gracias por tus obras de amor. Gracias porque cada una de ellas es perfecta y me hace ver las maravillas que me aguardan en la Patria celestial. Necesito que hoy ilumines todos mis senderos. Tú eres mi Guardián que no descansa, en quién reposan mis fuerzas agotadas esperando restauración. Ayúdame a continuar en presencia de la adversidad y cuando el camino se me achica. Oh mi Dios, sé que tu intención nunca ha sido que yo atraviese solo las dificultades de la vida, solo con mi limitado entendimiento. Sé que haces surgir un tremendo poder en medio de la paciencia y solo quieres que yo la cultive para que mi amor se vea acrecentado más hacia Ti. Tu Palabra me enseña que “la fe genuina es más preciosa que el oro” (1 Pedro 1,7), es por ello que deseo que aumentes mi fe y hagas brillar a mi corazón más que a las estrellas del Cielo para así adorarte y amarte para siempre. Amén
Evangelio del día: Tú que has perdido la esperanza, ¿dónde buscas a Jesús?
Evangelio del día 🎧 AUDIO. Lucas 24,1-12: Tú que te sientes solo y defraudado: ¿Por qué buscas entre los muertos al que está vivo?

Evangelio del día: Lucas 24,1-12

Evangelio de hoy (El anuncio de la resurrección del Señor): “En aquel tiempo, el primer día de la semana, al amanecer, las mujeres fueron al sepulcro con los perfumes que habían preparado. Ellas encontraron removida la piedra del sepulcro y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. Mientras estaban desconcertadas a causa de esto, se les aparecieron dos hombres con vestiduras deslumbrantes. Como las mujeres, llenas de temor, no se atrevían a levantar la vista del suelo, ellos les preguntaron: “¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recuerden lo que él les decía cuando aún estaba en Galilea: “Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores, que sea crucificado y que resucite al tercer día”. Y las mujeres recordaron sus palabras. Cuando regresaron del sepulcro, refirieron esto a los Once y a todos los demás. Eran María Magdalena, Juana y María, la madre de Santiago, y las demás mujeres que las acompañaban. Ellas contaron todo a los Apóstoles, pero a ellos les pareció que deliraban y no les creyeron. Pedro, sin embargo, se levantó y corrió hacia el sepulcro, y al asomarse, no vio más que las sábanas. Entonces regresó lleno de admiración por lo que había sucedido” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?. Esta pregunta nos hace superar la tentación de mirar hacia atrás, a lo que pasó ayer, y nos impulsa hacia adelante, hacia el futuro.

Jesús no está en el sepulcro, es el Resucitado. Él es el Viviente, Aquel que siempre renueva su cuerpo que es la Iglesia y le hace caminar atrayéndolo hacia Él. Ayer era la tumba de Jesús y la tumba de la Iglesia, el sepulcro de la verdad y de la justicia; hoy es la resurrección perenne hacia la que nos impulsa el Espíritu Santo, donándonos la plena libertad.

Hoy se dirige también a nosotros este interrogativo. Tú, ¿por qué buscas entre los muertos al que vive, tú que te encierras en ti mismo después de un fracaso y tú que no tienes ya la fuerza para rezar?

¿Por qué buscas entre los muertos al que está vivo, tú que te sientes solo, abandonado por los amigos o tal vez también por Dios?

¿Por qué buscas entre los muertos al que está vivo, tú que has perdido la esperanza y tú que te sientes encarcelado por tus pecados?

¿Por qué buscas entre los muertos al que está vivo, tú que aspiras a la belleza, a la perfección espiritual, a la justicia, a la paz?

Tenemos necesidad de escuchar y recordarnos recíprocamente la pregunta del ángel. Esta pregunta, “¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?”, nos ayuda a salir de nuestros espacios de tristeza y nos abre a los horizontes de la alegría y de la esperanza.

Esa esperanza que mueve las piedras de los sepulcros y alienta a anunciar la Buena Noticia, capaz de generar vida nueva para los demás.

Repitamos esta frase del ángel para tenerla en el corazón y en la memoria y luego cada uno responda en silencio:

“¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?”.

Hermanos y hermanas, Él está vivo, está con nosotros. No vayamos a los numerosos sepulcros que hoy te prometen algo, belleza, y luego no te dan nada. ¡Él está vivo! ¡No busquemos entre los muertos al que está vivo!… (Catequesis, Audiencia General, 23 de Abril de 2014)

Oración de sanación

Señor, con tu resurrección has sanado mi cuerpo, mi corazón, mi alma, mi mente y todas mis heridas, conduciéndome por caminos de paz, de esperanza y de vida en abundancia.

Creo que estás vivo y resucitado. Te doy gracias por esa gran manifestación de amor. Has bajado de tu Trono celestial para donarte a la humanidad como pan vivo bajado del cielo.

Deseo que la semilla de fe que has dejado en mí, crezca y te dé frutos de amor. Que pueda estar abierto desde ahora a las maravillas de tu gracia, convertirme en testigo de tu amor, de tu compasión, de tu amistad fiel.

Con tu sacrificio de amor, dejas grabado en mi alma el deseo de proclamarte, de seguirte, de amarte, servirte, de vivir una verdadera transformación y jamás volverme a sentir sólo ni defraudado.

Gracias por dejar tu Palabra sanadora reflejada a través de tu Iglesia. Eres la misericordia de mi pasado, la fortalece de mi presente, la esperanza de mi futuro.

Quiero sentir a cada momento la alegría de contar con tu presencia, con tu poder y reconocer que eres el Dueño de mi vida y de mi historia, que estás presente en cada experiencia y situación que me hace crecer.

Ven Señor, y regálame toda tu fuerza. Dame la posibilidad de hacerte vida en mi camino. Confío en tu amor sanador, en el poder de tu cruz y de tu resurrección. Amén

Propósito para hoy

Escribiré una pequeña carta de agradecimiento a cada uno de los miembros de mi familia en dónde les detallo lo que significan para mí

Frase de reflexión

“Nos resulta difícil perdonar a los otros. Señor, concédenos tu misericordia para ser capaces de perdonar siempre”. Papa Francisco

Evangelio de hoy

Comentarios del Evangelio de hoy en audio:
🎧 Evangelio del día