Lecturas del San Bartolomé, apóstol Sábado, 24 de agosto de 2019.

download.jpgLecturas del San Bartolomé, apóstol.

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis (21,9b-14):

El ángel me habló así: «Ven acá, voy a mostrarte a la novia, a la esposa del Cordero.»
Me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 144,10-11.12-13ab.17-18

R/. Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R/.

Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y la majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R/.

El Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones;
cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,45-51):

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: «Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.»
Natanael le replicó: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?»
Felipe le contestó: «Ven y verás.»
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?»
Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Palabra del Señor

Conversando con el amor

Señor, solo en tus manos puedo ver derrotados todos esos sentimientos negativos que me embargan y me roban la paz. Tú me das las fuerzas a mi corazón para luchar contra todo aquello que quiere quitarme la alegría. Tu amor no abandona, a tu lado, mantengo la esperanza de poder superar todo obstáculo. Amén
ORACIÓN: QRISWELL J. QUERO. MISIONERO DE LA FE – COPYRIGHT 2019
Evangelio del día: Seguir a Dios con el corazón y darlo a conocer a los demás
Evangelio del día. AUDIO. Juan 1,45-51 – Fiesta de San Bartolomé Apóstol: Verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar

Evangelio del día: Juan 1,45-51

Evangelio del día: (El primer encuentro de Jesús con Bartolomé apostól): “En aquel tiempo Felipe encontró a Natanael y le dijo: “Hemos hallado a aquel de quien se habla en la Ley de Moisés y en los Profetas. Es Jesús, el hijo de José de Nazaret”. Natanael le preguntó: “¿Acaso puede salir algo bueno de Nazaret?” “Ven y verás”, le dijo Felipe. Al ver llegar a Natanael, Jesús dijo: “Este es un verdadero israelita, en quien no hay engaño”. “¿De dónde me conoces?”, le preguntó Natanael. Jesús le respondió: “Yo te vi antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera”. Natanael le respondió: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel”. Jesús continuó: “Porque te dije: “Te vi debajo de la higuera”, crees. Verás cosas más grandes todavía”. Y agregó: “Les aseguro que verán el cielo abierto, y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre” Palabra del Señor

Reflexión del Papa Francisco

La primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido, esa experiencia de ser salvados por Él que nos mueve a amarlo siempre más.

Pero ¿qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer? Si no sentimos el intenso deseo de comunicarlo, necesitamos detenernos en oración para pedirle a Él que vuelva a cautivarnos.

Nos hace falta clamar cada día, pedir su gracia para que nos abra el corazón frío y sacuda nuestra vida tibia y superficial.

Puestos ante Él con el corazón abierto, dejando que Él nos contemple, reconocemos esa mirada de amor que descubrió Natanael el día que Jesús se hizo presente y le dijo: “Cuando estabas debajo de la higuera, te vi” (Jn 1,48).

¡Qué dulce es estar frente a un crucifijo, o de rodillas delante del Santísimo, y simplemente ser ante sus ojos! ¡Cuánto bien nos hace dejar que Él vuelva a tocar nuestra existencia y nos lance a comunicar su vida nueva! Entonces, lo que ocurre es que, en definitiva, “lo que hemos visto y oído es lo que anunciamos” (1 Jn 1,3).

La mejor motivación para decidirse a comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor, es detenerse en sus páginas y leerlo con el corazón. Si lo abordamos de esa manera, su belleza nos asombra, vuelve a cautivarnos una y otra vez.

Para eso urge recobrar un espíritu contemplativo, que nos permita redescubrir cada día que somos depositarios de un bien que humaniza, que ayuda a llevar una vida nueva. No hay nada mejor para transmitir a los demás

Unidos a Jesús, buscamos lo que Él busca, amamos lo que Él ama. En definitiva, lo que buscamos es la gloria del Padre; vivimos y actuamos “para alabanza de la gloria de su gracia” (Ef 1,6).

Si queremos entregarnos a fondo y con constancia, tenemos que ir más allá de cualquier otra motivación. Éste es el móvil definitivo, el más profundo, el más grande, la razón y el sentido final de todo lo demás. (Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, #264 y 267 – 24 de noviembre de 2013)

Oración de sanación

Señor, me presento ante ti como un discípulo enamorado de tu Palabra. Ven y lléname de amor y esperanza.

Te abro mi corazón en este momento para que me des la fuerza para salir victorioso en las pruebas.

Transforma mi vida para ser dócil a tu Gracia. Quiero seguir tus huellas, actuar cobijado bajo tu sombra poderosa, confiado en tu promesa de ver cosas mayores, hasta el mismo Cielo abierto.

Abre mi entendimiento para tener la sabiduría de saber cómo hablar de Ti en todos los ámbitos de mi vida y así llegar feliz a tu presencia y escucharte decir: “Este es un verdadero Hijo de Dios, en quien no hay engaño”. Amén

Propósito para hoy

Hoy, en un momento de descanso, me llevaré la Biblia y leeré el capítulo 16 del Libro de Proverbios, una gran reflexión encontrarás allí

Frase de reflexión

“¿Cómo ser felices en el matrimonio? Unidos en el Señor, que hace siempre nuevo el amor y más fuerte que ninguna dificultad”. Papa Francisco

Evangelio del día de hoy

Comentarios del Evangelio de hoy en audio:
🎧 Evangelio del día

Destacado de hoy

angeles estatuas custodios querubines proteccion
san bartolome natanael apostol del senor

San Bartolomé. Apóstol del Señor. Protector de los que sufren crisis nerviosas