Lecturas del San Bernabé.- Sábado 11 de junio de 2022.

Sábado, 11 de junio de 2022.

Oración al Sagrado Corazón de Jesús – Día 11 (Sanación de la Pereza)

Oración al Sagrado Corazón de Jesús - Día 11 (Sanación de la Pereza)

Oración al Sagrado Corazón, para el día 11 de junio, mes del Sagrado Corazón. Pedimos al Corazón de Cristo que nos ayude a sanar la pereza del alma.

Rosario de hoy SÁBADO. Misterios Gozosos con las LETANÍAS a María

Rosario de hoy SÁBADO. Misterios Gozosos con las LETANÍAS a María

Mes del Sagrado Corazón de Jesús: Día 11: Respeto a la vida humana

Mes del Sagrado Corazón de Jesús: Día 11: Respeto a la vida humana

Día 11 del mes del Sagrado Corazón de Jesús. Mientras Cristo estuvo en la cruz, su Corazón fue traspasado, fue la herida del amor. Respetar la vida humana.

CELEBRACIÓN DEL DÍA

san bernabe apostol misionero del senor companero de san pablo apostol

San Bernabé. Apóstol. Compañero de misiones de San Pablo

San Bernabé, Apóstol, fue un hombre lleno de Fe y Espíritu Santo. Formó parte de los primeros cristianos y fue quien presentó a Saulo de Tarso (San Pablo)

CONOCE AQUÍ SU HISTORIA

Artículos de interés

 novena a san antonio de padua octavo dia favor especial

Novena a SAN ANTONIO de Padua (OCTAVO DÍA) Por un favor especial

Reza con el octavo día de la Novena a San Antonio de Padua pidiendo un favor especial. Día 8. Oración y Novena de preparación en honor a San Antonio.

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (11,21b-26;13,1-3):

En aquellos días, gran número creyó y se convirtió al Señor. Llegó noticia a la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antioquía; al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró mucho, y exhortó a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño; como era hombre de bien, lleno de Espíritu Santo y de fe, una multitud considerable se adhirió al Señor. Más tarde, salió para Tarso, en busca de Saulo; lo encontró y se lo llevó a Antioquía. Durante un año fueron huéspedes de aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez llamaron a los discípulos cristianos. En la Iglesia de Antioquia había profetas y maestros: Bernabé, Simeón, apodado el Moreno, Lucio el Cireneo, Manahén, hermano de leche del virrey Herodes, y Saulo.
Un día que ayunaban y daban culto al Señor, dijo el Espíritu Santo: «Apartadme a Bernabé y a Saulo para la misión a que los he llamado.» Volvieron a ayunar y a orar, les impusieron las manos y los despidieron.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 97,1.2-3ab.3c-4.5-6

R/.
 El Señor revela a las naciones su justicia

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas:
su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su victoria,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

Tañed la citara para el Señor,
suenen los instrumentos:
con clarines y al son de trompetas,
aclamad al Rey y Señor. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (10,7-13)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «ld y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis. No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa, saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros.»

Palabra del Señor,

MEDITACIÓN:

«Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos…»

Hoy celebramos al apóstol José, «a quien los Apóstoles dieron el sobrenombre de Bernabé, que significa “hijo de la consolación”» (Hch 4,36). Desde el principio fue generoso: «Tenía un campo, lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los Apóstoles» (Hch 4,37). Llevó a san Pablo a los Apóstoles, cuando todos le tenían miedo, y con él abrió el apostolado a todos los pueblos. Primero, en Antioquía, donde «exhortaba a todos a permanecer en el Señor con un corazón firme, porque era un hombre bueno, lleno de fe y del Espíritu Santo. Y una gran muchedumbre se adhirió al Señor» (Hch 11,23-24). Su celo apostólico fue ejemplar, poniendo en práctica el mandato del Maestro: «Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca» (Mt 10,7).

«Separad a Pablo y Bernabé, para una tarea que les tengo asignada» (Hch 13,2), proclamó el Espíritu Santo: fueron a Chipre y Asia Menor, y sufrieron mucho por el Señor. Tuvieron también sus diferencias y se separaron por motivo de Marcos, que les abandonó a mitad de viaje, y Pablo ya no lo aceptaba en el siguiente; pero Bernabé supo confiar en él y veremos luego a Marcos como un gran colaborador de Pedro y Pablo.

Aprendamos a no catalogar a la gente para siempre, que «las almas, como el buen vino, se mejoran con el tiempo» (San Josemaría), cuando se las sostiene con la confianza y se las quiere, ya que «nadie puede ser conocido sino cuando se le ama» (San Agustín).

Cuando veamos que alguien flaquea o retrocede, perseveremos como Bernabé, sobrenombre que significa también “hombre esforzado”, y “el que anima y entusiasma”. Son características de las que hoy estamos necesitados. Por eso acudimos al Señor con las palabras de la colecta: «Concédenos anunciar fielmente con la palabra y con las obras el Evangelio que él [Bernabé] proclamó con valentía».

Pensamientos para el Evangelio de hoy

  • «El Señor llamó a sus discípulos ‘sal de la tierra’, porque habían de condimentar con la sabiduría del cielo los corazones de los hombres, insípidos por obra del diablo» (San Cromacio)
  • «Bernabé, en el momento de las primeras conversiones de los paganos, comprendió que había llegado la hora de Saulo, el cual se había retirado a Tarso, su ciudad. Fue a buscarlo allí. En ese momento importante, en cierta forma, devolvió a Pablo a la Iglesia» (Benedicto XVI)
  • «‘No viváis aislados, cerrados en vosotros mismos, como si estuvieseis ya justificados sino reuníos para buscar juntos lo que constituye el interés común’ (Epístola de Bernabé)» (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1.905)