Misa Dominical del Catecismo. 3 junio de 2019.

Evangelio Conclusión del santo evangelio según san Lucas (24,46-53): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos…

Misa del Catecismo. Domingo 19 mayo de 2019.

Evangelio
Evangelio según san Juan (13,31-33a.34-35), del domingo, 19 de mayo de 2019
0Guardar
Lectura del santo evangelio según san Juan (13,31-33a.34-35):

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

Palabra de Señor

Misa del Catecismo. Domingo 12 mayo 2019.

Evangelio
Evangelio según san Juan (10,27-30), del domingo, 12 de mayo de 2019
0Guardar
Lectura del santo evangelio según san Juan (10,27-30):

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.»

Palabra del Señor

Misa Dominical del Catecismo. 5 mayo 2019.

Hoy, en el evangelio, Jesús se aparece, a orillas del lago Tiberiades, a varios discípulos. D. Agustín, en su homilía, nos dice que los apóstoles vuelven a su trabajo habitual, que era la pesca, pero Jesús, que no nos deja nunca solos, aparece en escena, al principio solo Juan le reconoce, El les dice donde tienen que tirar las redes para pescar, ya que ellos habían estado toda la noche intentándolo sin resultado. Nosotros también podemos estar mas cerca de Jesús mediante la oración y la Eucaristía y no seguir siendo unos cristianos tibios, cumpliendo a duras penas con la misa dominical y poco mas, como hemos venido haciendo, si no defendiendo nuestra fe en todo momento, sin complejos y dando la cara por Jesús y su evangelio.
Hoy, D. Agustín tiene un recuerdo muy especial para nuestras madres, las que viven y las que ya no están entre nosotros, ya que es su día, madres que nunca tienen horarios a la hora de velar por nosotros, siempre dispuestas a luchar por sus hijos, dando incluso la vida por ellos si fuese necesario. Que el Señor bendiga a nuestras madres, Amén.