Reina de la mar y de Salinas

el

La noticia en El Comercio la Voz de Avilés.

La Virgen del Carmen se da un baño de multitudes en su bendición de las aguasLa Cofradía de Nuestra Señora del Carmen portó la imagen por las calles de la localidad y fue la encargada de adentrarla en el Cantábrico

SHEYLA GONZÁLEZ SALINAS.

Reina de los mares y de Salinas. La Virgen del Carmen volvió a darse ayer un baño de multitudes en la tradicional procesión por las calles de la localidad que culminó con la bendición de las aguas. Cientos de personas siguieron de cerca los actos apostados a lo largo del paseo marítimo, en la plaza del Club Náutico o en la misma arena de la playa. Entre la gran masa de espectadores, cientos de vecinos de Salinas pero también numerosos turistas que se quedaron a seguir de cerca los actos dada su vistosidad.

La iglesia parroquial acogió la misa solemne, que este año estrenaba pantallas en el exterior para que quienes no pudieron entrar al templo si pudieran seguir la ceremonia, oficiada por Agustín González. En la bancada los integrantes de la cofradía, muchos de ellos habían recibido el día anterior su medalla. Tras terminar la homilía daba comienzo la procesión, que como el año pasado mantenía el recorrido.

La Cofradía de Nuestra Señora del Carmen comenzó hace un año a organizar esta cita y optó por darle más visibilidad a la procesión, llevándola por las calles céntricas y después porteándola por el paseo marítimo hasta llegar a la plaza, donde fue recibida entre aplausos. La comitiva iba encabezada por los niños que este año hicieron su primera comunión. La imagen de la Virgen del Carmen paseó entre la multitud a hombros de ocho jóvenes de la Cofradía, que hicieron todo el recorrido descalzos. Estuvieron escoltados por los miembros de la Asociación Lepanto de Veteranos de la Armada.

Cientos de personas llenaron la plaza y el paseo de la playa para seguir de cerca los actos

Numerosas autoridades militares estuvieron presentes en los actos, así como algunos representantes del gobierno municipal. Algunos optaron por hacer la procesión entera, otros por seguirla desde el paseo. Además, la Asociación Musical San Salvador se encargó de animar musicalmente todo el recorrido.

Una vez en la plaza, frente al Náutico, se procedió al izado de la bandera de España en el interior del club, al ritmo del himno nacional. Un acto que el público siguió de manera solemne y que corrió a cargo de los veteranos de la Armada. Posteriormente se llevó a cabo una oración por los muertos en el mar.

Entre vivas y tras tocarse la Salve Marinera, la imagen de la Virgen del Carmen bajó a la playa para adentrarse en el mar Cantábrico y proceder así a la bendición de las aguas. En la arena la esperaban decenas de personas, muchos de ellos jóvenes que no dudaron en meterse en el agua para acompañar a los integrantes de la cofradía. Una vez más resonaron los vivas, que se pudieron escuchar desde el paseo, que rompió en aplausos cuando los jóvenes regresaron a la arena tras sortear varias olas. Al fondo la patrullera de la Guardia Civil y algún surfista que siguió de cerca el ritual. La Virgen volvió al templo, dando así el pistoletazo de salida a las fiestas locales.

66817317_10219032222732302_4876470528887488512_n[1]1417279515-U70880097859So--624x415@El Comercio-ElComerciodownloaddsc_0263maxresdefault