Francisco Consagra Rusia al Corazón de María ¿Qué podemos esperar de ella?

el

Francisco Consagra Rusia al Corazón de María ¿Qué podemos esperar de ella?

Una respuesta vaticana elogiable al clamor del pueblo católico.

La invasión de Rusia a Ucrania de febrero de 2022 ha puesto de nuevo en la notoriedad pública el pedido de la Virgen María en Fátima, de que se consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María.

Al principio esto fue resistido por autoridades de la curia vaticana y grandes medios católicos, diciendo que la consagración ya se había realizado.

Hasta que los obispos ucranianos pidieron por carta a Francisco que la realice como se pidió en Fátima, y Francisco accedió con buen tino, hacerla el 25 de marzo de 2022.

Toda consagración da buenos frutos.

¿Pero qué podemos esperar específicamente de esta?

Dependerá de cómo se realice en los hechos.

Aquí hablaremos sobre cómo pidió la Virgen en Fátima que se hiciera la consagración, por qué lo pidió que se hiciera de esa manera, y que se puede esperar si la consagración se hace de una manera imperfecta y que otras gracias se podrían obtener si la consagración cumple estrictamente lo que pidió Nuestra Señora

Cuando Nuestra Señora bajó a Fátima en 1917 alertó sobre los errores que iba a esparcir Rusia por el mundo.

Se refería al comunismo ateo, a la doctrina de lucha de clases y a su sistema de gobierno.

En julio de 1917 les dijo a los pastorcitos que para evitar que esparciera los errores, vendría a pedir la consagración de Rusia a Su Corazón Inmaculado, prometiendo que Rusia se convertiría y se otorgaría al mundo una era de paz.

De lo contrario esparciría sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia, los buenos serían martirizados, el Santo Padre tendría mucho que sufrir y varias naciones serían aniquiladas.

Y sentenció finalmente, que

«Al final Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, ella se convertirá, y se concederá al mundo un período de paz».

en junio de 1929 se le aparece la Virgen a Sor Lucía dándole las instrucciones de cómo debía hacerse.

Lo debe hacer el Papa, en unión con todos los obispos del mundo, mencionando Rusia y consagrando esa nación al Inmaculado Corazón de María, en un acto solemne, en una jornada de oración y reparación mundial.

Y en 1931 se le aparece Jesucristo instándole a recordar a los Papas a que hagan la consagración de Rusia, y le dice que se arrepentirán de no haberlo hecho, pero será tarde porque Rusia ya habrá esparcido sus errores por el mundo, provocando guerras y la persecución de la Iglesia».

Y de hecho Rusia esparció sus errores por el mundo, haciendo una gran metástasis en occidente, que ha abrazado el marxismo cultural.

El que aumentó la letalidad de la ideología marxista llevando la lucha de clases a todos los aspectos de la sociedad humana, no solo a las clases sociales, y el ateísmo pasó a ser directamente una rebelión contra los mandamientos de Dios.

Entonces si occidente ha caído en el error también, muchos se preguntarán por qué Rusia y no otro país o conjunto de países debe ser consagrado.

La explicación la encontramos de la boca de Sor Lucía,

«Ella dijo [o sea la Virgen], que Rusia será el instrumento de castigo elegido por el Cielo para castigar al mundo entero, si no obtenemos de antemano la conversión de esa pobre nación».

O sea que Rusia es el instrumento misteriosamente elegido por Dios para efectuar el castigo por los pecados de la humanidad en esta época, de la misma forma que lo fue Babilonia 500 años antes de Cristo para el pueblo de Israel.

Y esto lo vemos nítidamente con lo sucedido en Ucrania con la invasión rusa.

Entonces, lo que vino a ofrecer la Virgen es que nos ahorremos esos males haciendo pasar a Rusia desde el ejecutor del castigo, a un generador de gracias para el mundo, especialmente occidente, a través de su conversión.

La Virgen se lo explica al Padre Gobbi en 1984 diciendo que la consagración significa poner a alguien a disposición de Dios, para que éste realice Su querer.

De modo que la consagración logrará que se active la profecía dada en Medjugorje en 1981, de que Rusia llegará a glorificar más a Dios que occidente.

Consagración que implica el posterior triunfo del Inmaculado Corazón de María y el otorgamiento de una era de paz.

Hemos realizado un video donde explicamos lo que ha hecho cada papa desde 1917 hasta ahora, respecto al cumplimiento de la consagración pedida por Nuestra Señora.

La conclusión es que todas las consagraciones han sido imperfectas, porque no fueron realizadas según las especificaciones que dio María.

Pero eso no significa que no hayan dado frutos.Todas las consagraciones al Inmaculado Corazón de María dan frutos, y más si vienen de la cabeza de la Iglesia y las abraza el pueblo católico.

Por ejemplo la consagración que hizo Pio XII el 31 de octubre de 1942, consagrando el mundo al Inmaculado Corazón de María, acortó la segunda guerra mundial, porque a partir de ahí los alemanes comenzaron a perder posiciones.

Y la consagración de Juan Pablo II el 25 de marzo de 1984, cuyo texto habla de consagración de los «hombres y naciones que tienen especial necesidad de esta consagración», tuvo el efecto de la caída del muro de Berlín en 1989 y la disolución de la URSS en 1991, sin disparar un sólo tiro.

Ahora estamos en una situación en que se ve claramente a Rusia castigar bélicamente a occidente por sus pecados, porque la invasión es un castigo y ha tenido consecuencias muy negativas en Europa, a nivel de crisis económica.

Y entonces era inevitable que se pensara en la necesidad de consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María, como había pedido en Fátima.

Sin embargo, cuando el pueblo católico se levantó pidiendo por las redes sociales que el Papa hiciera esa consagración, se levantaron voces desde prestigiosos medios católicos descartando esa posibilidad, porque decían que ya se había hecho, que Juan Pablo II la había realizado.

Un error por desconocimiento o una operación para desalentar la devoción mariana.

El texto que leyó Juan Pablo II en 1984 no mencionaba a Rusia ni participaron todos los obispos.

Al punto que el mismo día en que Juan Pablo II realizó la consagración, Nuestra Señora le dijo al Padre Gobbi, que estaba agradecida con el Papa, y le hizo una promesa por la consagración,

«prometo intervenir para abreviar mucho las horas de purificación y para hacer menos dura la prueba».

Recordemos que luego cayó el muro de Berlín y se disolvió la URSS.

Pero aclaró que la consagración no había sido hecha como Ella lo pidió, porque dijo «Por desgracia la invitación no ha sido acogida por todos los Obispos.

Y circunstancias especiales no le han permitido [a Juan Pabo II] todavía consagrarme expresamente Rusia, como repetidamente he pedido»

Y agregó, «Como ya os he dicho, esta consagración me será hecha cuando ya estén en vías de realización acontecimientos sangrientos».

Lo que había sucedido según uno de los organizadores, el padre Gabriele Amorth, que los asesores de la curia persuadieron a último momento al Papa para que no mencionara Rusia, por la eventualidad de problemas diplomáticos.

Incluso esos medios católicos a que nos referimos, hasta llegaron a mencionar que Francisco ya había hecho una consagración del mundo a Fátima y había dedicado su pontificado a Fátima el 13 de octubre de 2013.

Sin embargo esto no es así, porque si se lee el acto de consagración que hizo Francisco, no dice a quien consagraba, no mencionó al mundo ni a su pontificado en su consagración.

Pero de repente sucedió que los obispos católicos de Ucrania escribieron a Francisco el 2 de marzo de 2022 pidiéndole que «realice públicamente el acto de consagración al Inmaculado Corazón de María de Ucrania y Rusia, como lo solicitó el Santísima Virgen en Fátima».

Y Francisco lo acogió con buen tino.

Lo va a realizar el mismo 25 de marzo de 2022, exactamente 38 años después en que lo realizara Juan Pablo II.

¿Y que gracias podemos esperar de este acto?

Como dijimos, toda consagración al Inmaculado Corazón de María que se haga y sobre todo si emana del vértice de la Iglesia, es bienvenida por Dios y causa regocijo en el cielo.

Y seguramente tendrá el efecto de acortar, hacer menos costoso el conflicto bélico en Ucrania, y le otorgará gracias a Francisco.

Pero sólo logrará la conversión de Rusia y la era de paz si se cumple estrictamente lo que Nuestra Señora pidió, a saber,

Que en la consagración se mencione solamente a Rusia, el foco tiene que ser Rusia.

Que se haga en comunión con todos los obispos del mundo, para lo cual el Papa debería emitir una bula que obligue a los obispos a seguirle, de lo contrario muchos obispos modernistas no lo harán, argumentando que se trata de un resabio medieval, como sucedió a Juan Pablo II. que se haga en un acto solemne, en una jornada de oración y reparación mundial.

De modo que de la lectura atenta de la oración de consagración que haga Francisco en 25 de marzo de 2022, sabremos qué podemos esperar de ella, si una solución poco dolorosa del conflicto bélico en Ucrania o si podemos esperar que Rusia se convierta y llegue al mundo una era de Paz, precedido por el Triunfo del Inmaculado Corazón de María.

Bueno, hasta aquí lo que queríamos hablar sobre qué efectos podemos esperar de la consagración que hará Francisco de Rusia al Inmaculado Corazón de María el 25 de marzo de 2022.

Y me gustaría preguntarte qué crees que sucederá luego de esa consagración.