Benedicto XVI: tres encíclicas… y media

El magnífico legado del Papa Teólogo. Sus grandes textos

Benedicto XVI falleció el 31 de Diciembre de 2022, casi 10 años después de su histórica renuncia al trono de San Pedro. Durante los ocho años de su pontificado, el pontífice alemán habrá firmado tres encíclicas, sobre la caridad, la esperanza y la economía.

Una cuarta sobre la fe, inacabada en el momento de su renuncia, será pronto completada y publicada por el Papa Francisco. Volvamos a estos cuatro textos principales.

1«DEUS CARITAS EST»: UNA CATEQUESIS SOBRE LA CARIDAD

La primera encíclica de Benedicto XVI, Deus caritas est, se hizo pública el 25 de enero de 2006, fiesta de la Conversión de San Pablo. «Dios es amor: el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él». Con esta frase tomada de la primera Epístola de san Juan se abre este documento pontificio.

En su introducción, Benedicto XVI afirma desde el principio que, «en un mundo donde la venganza se asocia a veces con el nombre de Dios, o incluso con el deber del odio y la violencia», el mensaje de amor de Cristo tiene «una gran noticia».

«Por eso, explica, en mi primera Encíclica, quiero hablar del amor con el que Dios nos llena y que debemos comunicar a los demás”.

En la primera parte, el Papa se detiene primero en «un problema de lenguaje», señalando que «el término ‘amor’ se ha convertido hoy en día en una de las palabras más usadas y también en una de las más trilladas», a la que da «totalmente diferente significados».

Luego especifica que estamos hablando de «amor a la patria, amor al trabajo, amor entre amigos, amor al trabajo, amor entre padres e hijos, entre hermanos y parientes, amor al prójimo y amor a Dios».

Luego, Benedicto XVI muestra tanto lo que diferencia como lo que une el amor humano, eros, y el amor divino, ágape.

En la segunda parte, Benedicto XVI sostiene que la caridad es una de las tres tareas esenciales e inseparables de la Iglesia, junto con el anuncio de la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos. Define algunas reglas para la acción caritativa de la Iglesia, pero también recuerda a los Estados sus responsabilidades en esta materia.

En conclusión, el pontífice destaca el ejemplo de los santos «que ejercieron la caridad de manera ejemplar». Luego cita al mismo tiempo a Martin de Tours, Antoine du désert, François d’Assise, Ignace de Loyola, Jean de Dieu, Camille de Lellis, Vincent de Paul, Louise de Marillac, Joseph Cottolengo, Jean Bosco, Louis Orione o incluso Madre Teresa de Calcuta.

2«SPE SALVI»: ¿QUÉ ES LA VERDADERA ESPERANZA?

La segunda Encíclica del Papa alemán, Spe Salvi, dedicada a la «esperanza cristiana», fue publicada el 30 de noviembre de 2007.

Benedicto XVI evoca la necesidad de una «autocrítica de la época moderna en diálogo con el cristianismo y con su concepción de la esperanza». Para el Papa, «los cristianos (…) deben aprender de una manera nueva en qué consiste realmente su esperanza, qué tienen que ofrecer al mundo y qué, por el contrario, no pueden ofrecer».

A sus ojos, «la ambigüedad del progreso» es «obvia» porque mientras «ofrece nuevas posibilidades para el bien», también «abre posibilidades abismales para el mal, posibilidades que antes no existían».

«Si el progreso técnico no corresponde al progreso en la formación ética del hombre, en el crecimiento del hombre interior, entonces no es progreso, sino una amenaza para el hombre y para el mundo», explica Benedicto XVI.

Para él, «los tiempos modernos han acrecentado la esperanza de la instauración de un mundo perfecto que, gracias al conocimiento de la ciencia ya una política científicamente fundamentada, parecía haberse hecho realizable».

En Spe salvi, Benedicto XVI ataca en particular al marxismo, cuyo error fundamental es haber «olvidado que el hombre sigue siendo siempre hombre». «Su verdadero error es el materialismo: en efecto, el hombre no es sólo el producto de las condiciones económicas, y no es posible curarlo sólo desde el exterior, creando condiciones económicas favorables».

Benedicto XVI también explica que «no es la ciencia la que redime al hombre» porque éste «es redimido por el amor». Así, «el hombre necesita de Dios, de lo contrario queda privado de esperanza».

Luego, el soberano pontífice subraya el hecho de que, durante su existencia, «el hombre tiene muchas esperanzas, las más pequeñas o las más grandes, variadas según los diversos períodos de su vida». «Parece obvio que el hombre necesita una esperanza que vaya más allá», afirma Benedicto XVI, según quien «esta gran esperanza (…) sólo puede ser Dios, que abraza el universo y que puede proponernos y darnos lo que sólo nosotros no puede lograr”.

Finalmente, Benedicto XVI da cuatro «lugares de aprendizaje» de la esperanza: la oración, la acción, el sufrimiento y el Juicio Final.

3«CARITAS IN VERITATE»: LA ENCÍCLICA SOCIAL

La única encíclica «social» de Benedicto XVI, Caritas in veritate, publicada el 7 de julio de 2009, pretende responder a la crisis económica del momento afirmando que la persona humana es «el primer capital que hay que salvaguardar y valorar».

El Papa invita a «una nueva y profunda reflexión sobre el sentido de la economía y sus fines». A lo largo de su encíclica «Sobre el desarrollo humano integral en la caridad y la verdad», Benedicto XVI nos invita en primer lugar a responder a la crisis económica en la «verdad».

El Papa explica que «la dignidad de la persona y las exigencias de la justicia exigen, sobre todo hoy, que las opciones económicas no hagan aumentar de manera excesiva y moralmente inaceptable las disparidades en la riqueza y que sigamos dándonos como objetivo prioritario el acceso a obra o su mantenimiento, para todos».

Benedicto XVI explica entonces que «separar la acción económica, que sólo se encargaría de producir riqueza, de la acción política, que se encargaría de buscar la justicia a través de la redistribución, es causa de graves desequilibrios», el bien común debe ser también uno de los objetivos de la actividad económica».

También quiere que las instituciones económicas se organicen para «atender las necesidades vinculadas a las necesidades primarias y las emergencias de las verdaderas crisis alimentarias». Además, el Papa condena el comportamiento abortista de algunas ONG en países pobres.

Luego reclama «el comportamiento moral de la sociedad en su conjunto», porque «exigir a las nuevas generaciones respeto por el medio natural se convierte en una contradicción cuando la educación y las leyes no les ayudan a respetarse a sí mismas».

Finalmente, el Papa considera que «la apertura a la vida moralmente responsable es una riqueza social y económica» y que «para funcionar correctamente, la economía necesita de la ética».

4«LUMEN FIDEI»: ¿LA CUARTA ENCÍCLICA DE BENEDICTO XVI?

Para completar la serie dedicada a las tres virtudes teologales (fe, esperanza, caridad), Benedicto XVI había escrito una cuarta encíclica sobre la fe, pero los plazos impuestos por su renuncia eran demasiado breves para permitir su publicación.

Su sucesor, el Papa Francisco, decidirá retomar su obra y completarla. Así fue presentada la encíclica Lumen fidei el 5 de julio de 2013, a pocas semanas de la elección del pontífice argentino. Escrito en gran parte por Benedicto XVI, contiene, sin embargo, expresiones queridas por Francisco: «que no nos roben la esperanza», por ejemplo.

Esta encíclica pretende demostrar que la fe no es «una ilusión de luz que impide nuestro progreso como hombres libres hacia el futuro», sino por el contrario «una luz» que puede «iluminar el presente». Y esto “hasta que se convierta en una estrella que muestre los horizontes de nuestro camino, en un momento en que el hombre necesita particularmente la luz”.

Si es imposible identificar con precisión las aportaciones del Papa Francisco a esta carta encíclica, que sin embargo parecen darle una cierta fuerza pastoral, los temas queridos por Benedicto XVI son numerosos: la crisis de la verdad, el relativismo, la modernidad, los ídolos o Referencias a San Agustín. El texto también contiene citas de Nietzsche, Dante y Dostoyevsky, pero también del filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein, el filósofo judío de origen alemán Martin Buber y el poeta británico Thomas Stearns Eliot.

Lumen fidei define además el Concilio Vaticano II como «un concilio sobre la fe» y especifica que la «sucesión apostólica» asegura «la continuidad de la memoria de la Iglesia» y su «unidad».

Al publicar rápidamente esta primera encíclica, el Papa Francisco mostró su deseo de asumir plenamente el legado de Benedicto XVI.

Aleteia.