Las cifras de Cáritas Asturias en 2019.

Las cifras de Cáritas Asturias en 2019 Publicado el 12/06/2020 Cáritas presentó, ayer jueves, en el marco de la festividad del Corpus Christi, la memoria de los datos y del trabajo realizado por la institución en el año 2019, así como su labor durante la crisis sanitaria de los últimos meses. Nos lo explica, en…

Lecturas para Hoy Festividad de Nuestra Señora del Carmen. 16 julio 2020.

Primera lectura
Lectura del libro de Isaías 26, 7-9. 12. 16-19
La senda del justo es recta.
Tú allanas el sendero del justo;
en la senda de tus juicios, Señor, te esperamos
ansiando tu nombre y tu recuerdo.
Mi alma te ansía de noche,
mi espíritu en mi interior madruga por ti,
porque tus juicios son luz de la tierra,
y aprenden ¡a justicia los habitantes del orbe.
Señor, tú nos darás la paz,
porque todas nuestras empresas
nos las realizas tú.
Señor, en la angustia acudieron a ti,
susurraban plegarias cuando los castigaste.
Como la embarazada cuando le llega el parto
se retuerce y grita de dolor,
así estábamos en tu presencia, Señor:
concebimos, nos retorcimos, dimos a luz… viento;
nada hicimos por salvar el país,
ni nacieron habitantes en el mundo.
¡Revivirán tus muertos,
resurgirán nuestros cadáveres,
despertarán jubilosos los que habitan en el polvo!
Pues rocío de luz es tu rocío,
que harás caer sobre la tierra de las sombras.

Salmo
Sal 101, 13-14 y 15. 16-18. 19-21 R/. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.
Tú permaneces para siempre,
y tu nombre de generación en generación.
Levántate y ten misericordia de Sión,
que ya es hora y tiempo de misericordia.
Tus siervos aman sus piedras,
se compadecen de sus ruinas. R/.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión,
y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R/.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R/.

Evangelio del día
Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 28-30
En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo:
«Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Lecturas del Sábado de la 10ª semana del Tiempo Ordinario. San Antonio de Padua.

AL cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente, se produjo desde el cielo un estruendo, como de viento que soplaba fuertemente, y llenó toda la casa donde se encontraban sentados. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse.
Residían entonces en Jerusalén judíos devotos venidos de todos los pueblos que hay bajo el cielo. Al oírse este ruido, acudió la multitud y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua. Estaban todos estupefactos y admirados, diciendo:
«¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno de nosotros los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos, elamitas y habitantes de Mesopotamia, de Judea y Capadocia, del Ponto y Asia, de Frigia y Panfilia, de Egipto y de la zona de Libia que limita con Cirene; hay ciudadanos romanos forasteros, tanto judíos como prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las grandezas de Dios en nuestra propia lengua».

“Yo bajaré el sábado al purgatorio”

En 1247, el superior de la Orden del Carmelo se llamaba Simon Stock y le rogó a María, invocada como “Flor del Carmelo” o “Estrella del Mar”, que lo ayudara en las dificultades institucionales del momento. Fue entonces cuando el 16 de julio de 1251, María se le apareció acompañada de una multitud de ángeles y le dijo, presentándole el escapulario: “Aquí tienes el privilegio que te doy a ti y a todos los hijos del Carmelo. Cualquiera que muera vestido con este hábito, se salvará”.

La Santísima Virgen se apareció más tarde a Jacques Duèse, quien se convertiría en el papa Juan XXII, 196º papa de la Iglesia Católica a partir de 1316. Leamos un texto que data de 1465 y que contiene las palabras de la Virgen María al futuro Papa:

“Quien entre en esta Orden y observe devotamente este tipo de vida, será salvo para siempre y liberado de penas y culpas. Y, si el día de su paso a la vida futura, es llevado al purgatorio, yo, la Madre de la gracia, descenderé al purgatorio el sábado después de su muerte y liberaré a los que encuentre allí y los llevaré de regreso a la Montaña y a la vida eterna”.

Por eso, el privilegio vinculado al escapulario se llama “privilegio sabatino” (con referencia al sábado). El papa León XIII aclaró las condiciones de este privilegio: usar el escapulario, vivir la castidad según el propio estado de vida (también hay una forma de vivir castamente la unión conyugal) y rezar el pequeño oficio de la Virgen María o el Rosario.

El santuario mariano más frecuentado del mundo: Ntra. Sra. de Guadalupe.

La Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, “Patrona celestial de toda América Latina y las Islas Filipinas”, en México, es el santuario mariano más visitado del mundo (15 millones de peregrinos al año).

La piedad del pueblo mexicano hacia la Virgen María data de los inicios de la conquista española. Fueron los misioneros franciscanos los primeros en evangelizar esta parte del continente americano; luego vinieron los dominicos, los agustinos, los jesuitas, los carmelitas, los mercedarios, y muchas congregaciones marianas más recientes, como la Congregación de la Misión, que introdujo la devoción a la Medalla Milagrosa.

Actualmente, la devoción a María es tan fuerte en México, que no hay diócesis o ciudad importante que no tenga al menos un santuario dedicado a la Madre de Dios. La Virgen es venerada allí al menos bajo 200 advocaciones diferentes, algunas de renombre universal. Pero la devoción más extendida y el santuario más importante, con mucho, sigue siendo el de Nuestra Señora de Guadalupe, en las alturas de Ciudad de México, capital del país. Hay, sin embargo, en el resto de México, muchos otros santuarios dedicados a la Virgen María y que son importantes lugares de peregrinación para el país.

Fue la influencia de la devoción a la Virgen María la que hizo posible la evangelización de México.