Misa de Navidad en Nuestra Parroquia del Carmen de Salinas. – Imágenes del Belén Viviente y Celebración Litúrgica.

 

Conversando con el amor

Espíritu Santo, lléname de fuerzas el corazón para vivir en una eterna comunión con el Padre y el Hijo y así desprenderme de todo cuánto no me conduce a la santidad. Gracias por protegerme. Te amo y confío en ti.
Amén.
AUTOR: QRISWELL J. QUERO. ESCRITOR CATÓLICO @COPYRIGHT 2019
Evangelio de hoy | Evangelio del día. El Niño Dios vino a despertar tu corazón
Evangelio de hoy meditado por Papa Francisco. Lucas 2,1-14. Evangelio del día. Natividad del Señor: El Niño Dios vino a despertar tu corazón.

papa francisco meditando en frente de una imagen del ninoo jesus pesebre navidad

Evangelio de hoy – Lucas 2,1-14

Meditación del Evangelio del día – (El nacimiento del Niño Dios): En aquellos tiempos apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo. Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen. José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada. Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos sintieron un gran temor, pero el Ángel les dijo: “No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. Y esto les servirá de señal: encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Y junto con el Ángel, apareció de pronto una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: “¡Gloria a Dios en las alturas,y en la tierra, paz a los hombres amados por él!” Palabra del Señor.

Reflexión del Papa Francisco

Sobre el Evangelio de hoy – María dio a luz a su hijo primogénito y lo envolvió en bandas de tela, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada. En estas palabras claras, Lucas nos lleva al corazón de esa noche santa: María dio a luz; Ella nos dio a Jesús, la Luz del mundo. Una historia simple que nos sumerge en el evento que cambia nuestra historia para siempre. Todo, esa noche, se convirtió en fuente de esperanza.

Volvamos unos pocos versos. Por decreto del emperador, María y José se vieron obligados a partir. Tuvieron que dejar a su gente, su hogar y su tierra, y emprender un viaje para registrarse en el censo. Este no fue un viaje cómodo ni fácil para una pareja joven a punto de tener un hijo: tenían que abandonar sus tierras.

En el fondo, ellos estaban llenos de esperanza y expectación debido al niño que iba a nacer; sin embargo, sus pasos se vieron agobiados por las incertidumbres y los peligros que atraviesan los que tienen que abandonar su hogar.

Entonces se vieron enfrentados a lo más difícil de todos. Llegaron a Belén y experimentaron que era una tierra que no los esperaba. Una tierra donde no había lugar para ellos.

Y allí, donde todo era un desafío, María nos dio a Emmanuel. El Hijo de Dios tuvo que nacer en un establo porque los suyos no tenían espacio para él.

“Vino a los suyos y no lo recibieron”. (Juan 1,11)

Y allí, en medio de la penumbra de una ciudad que no tenía lugar para el extranjero, en medio de la oscuridad de una ciudad bulliciosa que en este caso parecía querer construirse dándole la espalda a las demás, fue precisamente allí. que se encendió la chispa revolucionaria del amor de Dios.

En Belén, una pequeña grieta se abre para aquellos que han perdido su tierra, su país, sus sueños; incluso para aquellos vencidos por la asfixia producida por una vida de aislamiento.

[…] Esa noche, Aquel que no tenía un lugar para nacer, es proclamado a aquellos que no tenían un lugar en la mesa o en las calles de la ciudad. Los pastores son los primeros en escuchar esta Buena Nueva. Debido a su trabajo, eran hombres y mujeres obligados a vivir en los límites de la sociedad… Sin embargo, para ellos, considerados por muchos otros como paganos, pecadores y extranjeros, el ángel les dice:

“No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor”. (Lucas 2, 10-11)

Esta es la alegría que esta noche estamos llamados a compartir, a celebrar y proclamar. La alegría con que Dios, en su infinita misericordia, nos ha abrazado a paganos, pecadores y extranjeros, y exige que hagamos lo mismo.

[…] La Navidad es un momento para convertir el poder del miedo en el poder de la caridad, en el poder para una nueva imaginación de la caridad.

En el Niño de Belén, Dios viene a nuestro encuentro y nos hace partícipes activos en la vida que nos rodea. Se ofrece a nosotros, para que podamos tomarlo en nuestros brazos, levantarlo y abrazarlo. Para que en él no tengamos miedo de tomar en nuestros brazos, levantarnos y abrazar al sediento, al extraño, al desnudo, al enfermo, al encarcelado (cf. Mt 25, 35-36).

“¡No tengas miedo! Abre bien las puertas para Cristo”.

En este Niño, Dios nos invita a ser mensajeros de la esperanza. Nos invita a convertirnos en centinelas para todos aquellos que se inclinan por la desesperación nacida de encontrar tantas puertas cerradas…

Movido por la alegría del regalo, pequeño Niño de Belén, pedimos que tu llanto nos sacuda de nuestra indiferencia y abra nuestros ojos a los que sufren. Que tu ternura despierte nuestra sensibilidad y reconozca nuestro llamado para verte en todos aquellos que llegan a nuestras ciudades, en nuestras historias, en nuestras vidas.

Que su ternura revolucionaria nos convenza de sentir nuestro llamado a ser agentes de la esperanza y la ternura de nuestro pueblo. (Homilía en la Solemnidad de la Natividad del Señor, 24 de diciembre de 2017)

Oración para el Evangelio de hoy.

Mi amado y dulce Niño Jesús, despierto sonriente pensando en tu venida maravillosa a este mundo y toda la alegría que trajiste a la humanidad, haciéndome sentir parte de las Glorias del Cielo.

Tú eres la Luz que nace desde lo alto, eres y siempre serás nuestro principio y final, viniste a iluminar mi vida y todos mis senderos, para llenar de gozo mi corazón y confirmarme que no hay mejor lugar que estar cerca de tu corazón.

Con tantos deseos te he esperado nacer en mi corazón, esperando que restaures todo aquello que no está bien dentro de mí, que restaures mi niño interior, esa pureza que un día perdí por los sinsabores de la vida.

Hoy te acercas a mí, como mi dulce y alegre Niño, como la fuente pura del Amor divino, para rescatarme y hacerme sentir de nuevo todo lo valioso que hay dentro de mí. Me lleno de júbilo y me uno al cántico de alabanza de todos los coros angelicales.

La Navidad que has venido a traerme, es de amor, paz, regocijo y silencio; por eso, quiero vivir tu nacimiento perenne en mi corazón, ante la imagen pura de tu niñez y de la luz de tu eterno amor.

No quiero que. ninguna preocupación aparte mi mente, mi corazón y mi alma, de lo que verdaderamente importa en Navidad: ¡Tú!, tu misterio de amor, que vienes a mí, despojado de todo, para despojarme de todo lo innecesario, de aquello que me separa de tu dulce amor.

Oh Dulce Niño viviente, Tú vienes para alojarte en la profundidad de mi vida, para hacer que brille tu luz en el mundo y que yo pueda vivir el Amor, la paz y la felicidad que traes Contigo.

Tú eres el Sol que nace desde lo alto, por Ti fueron creadas todas las cosas, soy tuyo, me diste a conocer tu salvación, toda la tierra te contempla. Despiértame y transfórmame a una nueva vida.

Amén.

Autor: Qriswell Quero, escritor católico @Copyright 2019

Propósito para hoy

Hoy, me tomaré 15 minutos de silencio para meditar un poco sobre la venida del Niño Dios a este mundo. Leeré el pasaje de Isaías 9,1-6

Frase de reflexión

“Nadie puede sobrevivir sin misericordia, todos necesitamos el perdón”. Papa Francisco

Evangelio de hoy

Comentarios del Evangelio de hoy en audio:
🎧 Escucha: Evangelio del día

Especial para ti

feliz navidad hoy nace jesus salvador pesebre nacimiento jose maria nino establo

¡Feliz Navidad! Hoy nos ha nacido el Salvador ¡Gloria a Dios en las alturas!

natividad de nuestro senor jesucristo feliz navidad

Natividad de nuestro Señor Jesucristo

IMG_2003IMG_2001IMG_2002IMG_2011IMG_2004IMG_2005IMG_2006IMG_2007IMG_2008IMG_2009IMG_2010