“Yo bajaré el sábado al purgatorio”

el

“Yo bajaré el sábado al purgatorio”

unnamed

En 1247, el superior de la Orden del Carmelo se llamaba Simon Stock y le rogó a María, invocada como “Flor del Carmelo” o “Estrella del Mar”, que lo ayudara en las dificultades institucionales del momento. Fue entonces cuando el 16 de julio de 1251, María se le apareció acompañada de una multitud de ángeles y le dijo, presentándole el escapulario: “Aquí tienes el privilegio que te doy a ti y a todos los hijos del Carmelo. Cualquiera que muera vestido con este hábito, se salvará”.

La Santísima Virgen se apareció más tarde a Jacques Duèse, quien se convertiría en el papa Juan XXII, 196º papa de la Iglesia Católica a partir de 1316. Leamos un texto que data de 1465 y que contiene las palabras de la Virgen María al futuro Papa:

Quien entre en esta Orden y observe devotamente este tipo de vida, será salvo para siempre y liberado de penas y culpas. Y, si el día de su paso a la vida futura, es llevado al purgatorio, yo, la Madre de la gracia, descenderé al purgatorio el sábado después de su muerte y liberaré a los que encuentre allí y los llevaré de regreso a la Montaña y a la vida eterna”.

Por eso, el privilegio vinculado al escapulario se llama “privilegio sabatino” (con referencia al sábado). El papa León XIII aclaró las condiciones de este privilegio: usar el escapulario, vivir la castidad según el propio estado de vida (también hay una forma de vivir castamente la unión conyugal) y rezar el pequeño oficio de la Virgen María o el Rosario.

Síntesis de Françoise Breynaert, doctor en Teología.

 

 Hagamos conocer y amar a María