Las cifras de Cáritas Asturias en 2019.

Las cifras de Cáritas Asturias en 2019

Publicado el 12/06/2020Las cifras de Cáritas Asturias en 2019

Cáritas presentó, ayer jueves, en el marco de la festividad del Corpus Christi, la memoria de los datos y del trabajo realizado por la institución en el año 2019, así como su labor durante la crisis sanitaria de los últimos meses. Nos lo explica, en una entrevista, el director de Cáritas Asturias, Ignacio Alonso

En la presentación se puso de manifiesto que en 2019 se rompe la tendencia que había desde hace años de disminución de hogares atendidos por Cáritas. ¿Cómo lo valoran?

Es algo que nos preocupó cuando empezamos a vaciar estos datos que proceden básicamente de las Cáritas parroquiales y de los proyectos diocesanos, porque efectivamente rompe una tendencia que teníamos desde hace cuatro o cinco años, de disminución del número de hogares atendidos. Es un incremento muy pequeñito, no llega al 2%, pero no deja de ser una ruptura de la tendencia. Y ese mismo número, lo hemos visto en las personas atendidas en los centros de sin hogar de que disponemos. Venía menguando paulatinamente y en 2019 ha crecido. Es preocupante porque coincide además con los resultados de informes como FOESSA o AROPE, que alertaban de que la tasa de riesgo de exclusión estaba creciendo muy moderadamente en el último año.

Dentro de esas personas atendidas por Cáritas destacan, en un amplio porcentaje, casi la mitad,  las familias monoparentales. 

Sí, y además nos inventamos un término, “monomarentales”, porque la pobreza en Asturias tiene predominantemente rostro femenino, y lo habitual es que estas familias estén compuestas por una mujer con hijos a su cargo y con una dificultad relevante para salir de esa situación, cuya gravedad además se ha acrecentado en este periodo tan excepcional.

Junto con este dato de las familias monoparentales se encuentra un nuevo perfil que ha ido creciendo, que son inmigrantes que piden asilo y proceden de países en conflicto.

Efectivamente, hemos ido viendo crecer ese número de familias, procedentes sobre todo de Venezuela y de Colombia. No sabemos por qué, pero están asentadas preferentemente en Gijón –ha habido un incremento muy significativo–. Son familias que vienen huyendo por motivos de seguridad, están cualificadas profesionalmente y están pendientes de una regulación de sus papeles, para poder acceder al mercado laboral, una regulación que es un proceso muy lento, largo y difícil, que les dificulta que se puedan empadronar para poder recibir las ayudas de emergencia municipal. Es una realidad muy preocupante el incremento de estas personas, así como la lenta respuesta de saber si tienen asilo o no y la realidad en la que viven.

¿Cómo ha ido Cáritas diocesana trabajando a lo largo de estos meses de crisis sanitaria?

En primer lugar quisiera agradecer a voluntarios, trabajadores y muchos sacerdotes que con el confinamiento consiguieron distribuir la ayuda y la acogida, inventándose todo tipo de formas novedosas para hacer llegar las ayudas. Tendríamos para escribir un libro con todas las anécdotas.

Cuando fuimos conscientes de que iba a tener lugar un cierre generalizado se pudo adelantar las ayudas por dos meses. Veíamos en los primeros días de confinamiento que los gastos crecían, y se lanzó la campaña nacional “Cada gesto cuenta”, con la que tuvimos una respuesta muy positiva que se está manteniendo en el tiempo. Ante la incertidumbre del futuro, además, yo animaría a que continuara porque, más adelante, no sabemos qué nos vamos a encontrar.

Así, hemos logrado tener todos los centros abiertos, con un esfuerzo de personal y de recursos económicos importante, pues confinar a personas sin hogar en un mismo sitio durante dos meses es un gran esfuerzo y lo hemos conseguido sin un solo contagio en todos nuestros centros.

En el día a día, hemos ido trabajando sin contacto personal, algo que fue todo un reto. Este, con la desescalada, ya se está retomando, pero lo importante es que se pudo hacer realidad el tener presente las manos amorosas de Cáritas, que es la comunidad que cumple el mandato del Señor hacia los más desfavorecidos.

Cáritas pone el foco también en las personas que más van a sufrir las consecuencias de la crisis sanitaria.

En estos meses primeros del terrible confinamiento y de la enfermedad, con tantas desgracias personales y familiares que hay que lamentar, hemos sido testigos de la incorporación de nuevas personas que antes no acudían a Cáritas.

El confinamiento ha dejado sin trabajo a todas aquellas personas que trabajaban en economía sumergida y que no tienen derecho a las prestaciones legales, dentro de todo lo que se refiere al empleo doméstico, cuidados de ancianos, etc.

También han aparecido nuevas situaciones de personas que tenían un pequeño negocio o un trabajo con una vida normalizada, y se han encontrado sin nada, no tienen un colchón al que acudir, y buscan la ayuda de Cáritas.

Hay que decir, eso sí, que los ayuntamientos han respondido generosamente, y han aliviado las condiciones para las ayudas de emergencia. No han sido todos igual de ágiles ni todos con los mismos criterios, pero ha habido una respuesta que seguramente ha aliviado esta situación.

El Ingreso Mínimo Vital es una propuesta bien conocida para Cáritas, que lleva años solicitándolo. 

Sí, llevábamos muchos años pidiéndolo. En las últimas dos elecciones concretamente, lo habíamos incluido como propuesta. Una iniciativa en la que en Asturias somos pioneros, hay que reconocerlo, con el Salario Social, que ha sido sin lugar a dudas una ayuda muy relevante para todas las familias que viven en situación de exclusión.

Nosotros creemos que esta medida va a suponer un alivio para las extremas condiciones de pobreza en la que viven muchas familias, la mayoría acompañadas por Cáritas, que pueden acceder así a una protección capaz de garantizar unos derechos básicos. Creemos que al estar enmarcado también dentro de la seguridad social pueda ser más ágil su relación con el ámbito laboral y no tenga unos trámites tan engorrosos como tenía el Salario Social.

También nos preocupa que hay algunos colectivos, por las condiciones que estamos viendo en el Decreto Ley, que van a quedar fuera y además algunos aspectos quedan sujetos a un reglamento posterior. Por ejemplo hay que tener un año de empadronamiento en un sitio y una serie de condiciones que hay que cumplir y muchas personas se van a quedar excluidas de ello.

¿Qué va a pasar con ellas?

No sabemos a qué velocidad se va a recuperar el mercado laboral, no sabemos cuánto va a durar esta situación de crisis y cuántos se van a quedar en el camino.

¿Cómo colaborar en la campaña “Cada gesto cuenta”? 

La primera ayuda sería para todos los cristianos que el domingo celebraremos el Corpus Christi, y junto con la participación en la eucaristía, animamos a hacer una oración especial ante el Santísimo y a la participación en la colecta, que va destinada a la Cáritas diocesana. Tenemos cuentas abiertas en todos los bancos y además también tenemos en la página web de Cáritas España y de Cáritas Asturi as un acceso directo para poder colaborar en esta campaña de Cada Gesto Cuenta.

ALGUNOS DATOS RELEVANTES

• Cáritas Asturias atendió en 2019 a un total de 16.227 personas.

• Del total de familias atendidas en 2019, 2.175 acudieron por primera vez a Cáritas.

• Se incrementa el número de familias que acuden a Cáritas en 2019, sumando 12.382 personas, de las que el 10% acudieron por primera vez.

• El 43% de los hogares atendidos tienen menores y casi la mitad de ellas son familias monoparentales.

• Durante el confinamiento se atendió telemáticamente a 1.338 hogaresPRENSA

  • Arzobispado de Oviedo
  • C/ Corrada del Obispo, 1
  • 33003 Oviedo

Teléfono: 985 20 97 17
Email: mcs@iglesiadeasturias.org

LO ÚLTIMO EN NOTICIAS“La Ley Celaá nace impuesta y sin consenso”Publicado el 26/06/2020

La beatificación fue la mayor alegría”Publicado el 26/06/2020

La Catedral de Oviedo abre sus puertas a las visitas culturalesPublicado el 26/06/2020

Arzobispado Oviedo