Porqué Benedicto XVI fue un escollo para los que quieren cambiar la doctrina de la Iglesia.